Masajista disfruta de su profesión

Un masajista eligió la mejor profesión. Él se dedica durante ocho horas diarias a masajear el cuerpo desnudo de las mujeres que van a ser consulta. Sólo las acepta si son de su agrado. Su siguiente clienta lo puso muy cachondo desde que la vio por sus tremendas tetas y no le costó nada convencerla para follársela sobre la camilla. 

Videos relacionados